Elecciones italianas: El “Movimento 5 stelle” ha defendido el sistema

¡Están que trinan los medios con los resultados de las elecciones italianas! Ycomo siempre trinan sin tener ni idea de lo que pasa en la calle porque todos los opinadores profesionales terminan replicando lo de los otros opinadores que siempre están más cerca del poder que de la realidad social.

Ya se ha dicho de casi todo sobre el tema. Nosotros sólo apuntamos dos cosas: el hostión del golpista Monti (curiosamente saca el doble de votos entre los/as votantes en el extranjero) y el nuevo fracaso de la izquierda ex-Rifundazione Comunista (en la coalicción Rivoluzione Civile).

Y cómo no, tenemos que hablar de Grillo. Pero mejor reproducimos íntegro una artículo del lunes de la gente de Wu Ming, que son un referente para actuar en política y para entender qué puede pasar.

EPR

Ver artículo original. http://www.fakepolitik.net/2013/02/27/general/el-movimento-5-stelle-ha-defendido-el-sistema-wu-ming/

Elecciones italianas: El “Movimento 5 stelle” ha defendido el sistema

Ahora que el Movimento 5 stelle parece haber “estallado” en las elecciones, creemos que no se pueda aplazar más una reflexión sobre el vacío, la ausencia, que el movimiento de Grillo y Casaleggio representa y administra. El M5s administra la ausencia de movimientos radicales en Italia. Hay un espacio vacío que el M5s ocupa… para mantenerlo vacío.

A pesar de las apariencias y de la retórica revolucionaria, creemos que en los últimos años el M5s haya sido un eficaz defensor de lo existente. Una fuerza que ha funcionado como “tapón” estabilizando el sistema. Es una afirmación contraria a la intuición, parece absurda, si miramos solo al contexto italiano y, sobre todo, si no vamos más allá de la primera impresión. ¿Cómo puede ser? ¿Grillo estabilizador? ¿Precisamente él, que quiere que se vaya la vieja clase política? ¿Precisamente él que, según dicen todos, se está preparando para ser un factor de ingobernabilidad?

media_xll_4807720Creemos que en los últimos años Grillo, consciente o no, ha garantizado la estabilidad del sistema.

En los últimos tres años, mientras en los otros países euromediterráneos y en general en occidente se extendían, y en algunos casos radicaban, movimientos inequívocamente antiausterity y antiliberales, aquí eso no ha pasado. Sí que ha habido luchas importantes, pero han quedado confinadas en territorios restringidos, o han durado muy poco. Muchas chispas, pero no las necesarias para encender el fuego, como sin embargo ha pasado en otros lugares. Nada de indignados aquí, nada de #Occupy ni de primaveras de ningún tipo, nada de “Je lutte des clases” contra la reforma de las pensiones.

No hemos tenido una Plaza Tahrir, ni una Puerta del Sol, ni una plaza Syntagma. No hemos luchado como se ha luchado –y en algunos casos se sigue luchando- en otros lugares. ¿Por qué?

Las razones son múltiples, pero hoy queremos desarrollar una sola hipótesis. Puede que no sea la más importante,  pero creemos tenga cierta relevancia.

Aquí, una gran cantidad de “indignación” ha sido interceptada y organizada por Grillo y Casaleggio –dos ricos sexagenarios provenientes de la industria del entretenimiento y del marketing- a través de una franquicia político-empresarial con grandes dosis de copyright y de marca registrada, un “movimiento” rígidamente controlado y liderado desde un vértice, que recoge y emula reivindicaciones y consignas de los movimientos sociales, pero mezclándolas con apologías del capitalismo “sano” y con discursos superficiales centrados en la honestidad del político/administrador individual, en un programa embarullado donde coexisten propuestas liberales y antiliberales, centralistas y federalistas, libertarias y de extrema izquierda. Un programa passepartout que recoge de aquí y de allá, típico de un movimiento diversivo.

Prestad atención: el M5S divide el mundo entre un “nosotros” y un “ellos” en un modo completamente distinto al de los movimientos mencionados anteriormente.

Cuando #Occupy propuso la separación entre el 1 y el 99 por ciento de la sociedad, se refería a la distribución de la riqueza, yendo directamente al centro de la desigualdad: el 1 por ciento son los multimillonarios. En caso de haberlo conocido, #Occupy hubiese incluido también a Grillo. En Italia, Grillo forma parte del 1 por ciento.

Cuando el movimiento español retoma el grito de las caceroladas argentinas: “¡Que se vayan todos!, no se refiere solo a la “casta”, y no está añadiendo implícitamente: “Ocupemos nosotros su puesto”. Está reivindicando la auto-organización y la auto-gestión social: probemos a hacer lo máximo posible sin ellos, inventemos nuevas formas, en los barrios, en los puestos de trabajo, en las universidades. Y no por medio de los disparates tecno-fetichistas de Grillo ni de las cantidades ingentes de retórica de los pequeños roedores de tipo “parlamentario”: son prácticas radicales, juntarse para defender la comunidad de los excluidos, impedir físicamente desahucios y ejecuciones hipotecarias, etc.

Entre los que “se tienen que ir”, los españoles incluirían también a Grillo y Casaleggio (¡inconcebible un movimiento liderado por un millonario y por una empresa de publicidad!), y también a aquel Pizzarotti que en Parma hace meses que gestiona la austerity ignorando las ampulosas promesas electorales hechas una tras otra.

Ahora que el movimiento de Grillo entra en el Parlamento, votado como último recurso por millones de personas que con razón encontraban repugnantes o en todo caso inadmisibles las otras opciones políticas, termina una fase y comienza otra. El único modo de comprender la fase que comienza es entender cuál ha sido el rol de Grillo y Casaleggio en la fase que termina. Para muchos se han comportado como pirómanos. Para nosotros, lo han hecho como bomberos.

¿Puede un movimiento que nació como diversivo convertirse en un movimiento radical que tenga como objetivo abordar cuestiones cruciales y que separe el “nosotros” del “ellos” a través de las justas líneas de fractura?

Para esto, primero tendría que suceder otra cosa. Tendría que verificarse un Evento que introdujese una discontinuidad, una escisión (o más) dentro del movimiento. En pocas palabras: el movimiento de Grillo tendría que evitar ser su “prisionero”. Por ahora no ha sucedido, y es difícil que lo haga. Pero no imposible. Nosotros, como siempre, “apoyamos la rebelión”. Incluso dentro del Movimento 5 stelle.

Alta Velocidad a la fuerza en Italia en medio del aluvión de recortes sociales

A mediados de este mes de julio el gobierno y el Parlamento italiano ha aprobado un progrma de recortes sociales de 47.000 millones de euros. Dos semanas antes el mismo gobierno mandaba a su policía a tomar militarmente un valle del norte para acabar con la resistencia a la construcción del tren de Alta Velocidad Turín-Lyon, en el cual se va a gastar 17.000 millones.

Lo mejor, la huelga general espontánea a raíz de la actuación policial.

Esta es la crónica publicada en El País:

Unos 40 heridos, ninguno de ellos grave, es el balance de la batalla entre policías y ecologistas vivida ayer en Chiomonte, un pueblo del norte de Italia situado en el valle de Susa (Piamonte), muy cerca de la frontera con Francia. Decenas de jóvenes llevaban semanas acampados en los bosques de La Magdalena para tratar de impedir el comienzo de las obras del tren de alta velocidad (TAV), que unirá Milán y Turín con Lyon. El Gobierno de Silvio Berlusconi decidió desalojar el área por la fuerza al amanecer, ya que la financiación de la Unión Europea exigía comenzar las obras antes de que acabe junio.

Más de 2.500 policías tomaron el campamento con 41 blindados y una excavadora que abría brecha y destruyó las 15 barricadas levantadas por los activistas. (…). En la autopista cercana, la A-32, se produjeron choques y cargas; los ecologistas lanzaron piedras, cubos de pintura y petardos. Los antidisturbios usaron numerosos gases lacrimógenos.

Algunos trabajadores de las empresas situadas en el valle de Susa se pusieron en huelga espontánea al conocer el desenlace de los disturbios, mientras el sindicato metalmecánico FIOM declaraba huelga general en la zona.

El ministro del Interior, Roberto Maroni, dirigente de la Liga del Norte, defendió la actuación policial como el único modo de permitir el inicio de las obras. Roberto Cota, el gobernador piamontés, también mandatario de la Liga, afirmó: “El TAV es una prioridad para la región, y no debemos confundir a los habitantes del valle con estos violentos facinerosos”. Los activistas, tras dispersarse por los pueblos cercanos, prometieron continuar su movilización contra el TAV, y extendieron las protestas a Turín y a Roma, donde unos 200 manifestantes lanzaron un bote de humo contra la sede del Pueblo de la Libertad y cortaron el tráfico en el centro de la capital. (…)

Según los ecologistas, el túnel alpino de La Magdalena no es prioritario, ya que se trata de una galería de servicios que debe servir de apoyo a un segundo túnel, este sí ferroviario, que se construirá más adelante. Los ecologistas creen que el ferrocarril actual entre Turín y Lyon cubre las necesidades del mercado, y añaden que la crisis económica y financiera que sufren Europa e Italia desaconseja acometer una obra tan costosa (…)

Artículo original

Web del movimieno NO TAV: http://www.notav.eu/

Los libros se enfrenta a la policía en Italia

Del blog de Wu Ming

Los estudiantes y profesores en el camino de la guerra. Disturbios y manifestaciones en todo el país. Las escuelas secundarias y universidades ocupadas por los estudiantes. Violentos enfrentamientos con la policía frente al Senado.

La reforma educativa de Berlusconi está encontrando una visible oposición, y el hecho de que el gobierno esté en crisis hace que el movimiento alce más la cabeza. Esta tarde, en Roma, los estudiantes se enfrentaron a la policía con escudos que llevaban impresos los títulos de libros. El significado era: es la cultura misma la que está resistiendo a los recortes, los propios libros se enfrentan a la policía. En medio de esta situación incendiaria apareció nuestra novela Q, y en buena compañía por si fuera poco: Moby Dick, El Quijote, La República de Platón, Mil mesetas… las fotos aparecieron en las web de los periódicos más importantes. Ni que decir tiene que, que pase lo que pase, estamos orgullosos de lo

que nuestra novela está haciendo en las calles. Omnia sunt communia!

Don Quijote, de Cervantes, en la línea del frente, que se note que está presente

Post original (en inglés) http://www.wumingfoundation.com/english/wumingblog/?p=1515

Traducción publicada impresa en Diagonal del 9 de diciembre de 2010

 

Cine: Abril

En esta peli Nanni Moretti aprovecha dos acontecimientos de gran impacto es su vida: el primer triunfo de la izquierda en Italia (Coalición del Olivo, con el PDS en 1996) y el nacimiento de su hijo Pietro pocos días después y los va alternando. El argumento se resumen en que el propio Nanni quiere hacer un documental sobre la situación política en Italia como auto-compromiso pero en realidad lo que le apetece es hacer un musical sobre un pastelero troskista en los años 40 y estar con su hijo.

Moretti aprovecha para saldar varias cuentas: Con los medios de comunicación (televisión y prensa). Genial la escena del “periódico único italiano”. Suelta las verdades que tenía aplazadas para la izquierda italiana y va a proclamarlas a Speaker’s Corner de Hyde Park. Huye de la entrevista con los dirigentes del PDS (ex-PCI) en la sede de la Boteghle Osccure. Huida explicable viendo cómo al principio de la peli Nanni le grita a D’Alema en un debate televisado “¡D’Alema, dí algo de izquierdas!, ¡D’Alema dí algo, aunque no sea de izquierdas!”

Y tiene otra serie de imágenes y escenas entre tiernas, delirantes y corrosivas en el papel de padre primerizo. La proclama por la epidural, las angustias pre-parto, las eliminatorias para seleccionar nombre del niño, el entrenamiento del bebé para que no tenga los hombros como los tenistas italianos que pierden siempre por culpa de otros…

No sé si es la mejor peli de Nanni Moretti, pero a mí es la que más me gusta. Sabe medir los temas y los tiempos y da muchas ganas de vivir, de seguir hablando de política y de seguir viendo cine.

Por cierto. El DVD está descatalogado, aunque hay alguna copia en bibliotecas públicas de la ciudad de Madrid.  

Fútbol es fútbol. El sueño de un niño de Livorno

Este es un artículo de Eric González pubicado en una sección, Historias del Calcio [el fútbol italiano, no confundir con eso que le echan a la leche],  dentro de la Deportes de El País

Dinero, celebridad y comodidad son las tres llamadas irresistibles de los tiempos que corren. Existe, sin embargo, un tipo que no cedió al reclamo y prefirió, en cambio, un sueño. Se llama Cristiano Lucarelli, tiene 29 años, juega como delantero centro y en su ciudad será recordado por muchas generaciones. Pagó mil millones de liras, digamos cien millones de las antiguas pesetas, por una oportunidad: la oportunidad de realizar sus sueños y pasar a la historia. Y no falló.

Entre quienes guardarán en la memoria las gestas de Lucarelli no figuran, seguramente, los aficionados del Valencia, que le soportaron durante una temporada mediocre en 1998-1999. Tampoco tendrá monumentos a la entrada de los estadios del Perugia, el Cosenza, el Padua, el Lecce y el Torino, todos los equipos por los que pasó en diez años de carrera profesional. Ni quedará en los anales de la selección italiana. Su carrera internacional terminó en 1997, cuando, con la Sub-21, marcó un gol a Moldavia y se quitó la camiseta azurra para mostrar a las cámaras de televisión, en riguroso directo, la que llevaba debajo: una con la efigie del Che Guevara (video). Por alguna razón, aquello molestó a la Federcalcio. No volvió a ser convocado, ni con los jóvenes ni con los mayores.Lucarelli es de Livorno y comunista, lo que equivale, casi, a decir de alguien que es de Osaka y tiene los ojos rasgados.

El Partido Comunista Italiano nació en Livorno, el puerto industrial de Toscana, en 1921. Y la ciudad siempre ha sido de izquierdas. Como Lucarelli, que se ha puesto en el móvil la melodía de Bandiera Rossa. Nació en un barrio marítimo de mala fama conocido como Shanghai, hijo de un estibador portuario militante del partido y del sindicato. El niño Cristiano estuvo rodeado desde el principio de banderas rojas, por el PCI, y granas, por el Livorno. De mayor quería ser el delantero del Livorno que marcara el gol del ascenso a Primera. Hoy recuerda que, pese a su pasión total por el Livorno, tenía una esquina del alma con los colores del Inter, “porque ellos tampoco ganaban nunca”. Lo cual da una idea del personaje y del Livorno, una de las sociedades con menos historial del calcio. Ganó una Copa en 1987, y ya está. Por resumir: desde 1949 merodeaba entre Segunda, en las temporadas triunfales, y Regional, en las normales.

En primavera de 2003, Lucarelli estaba en el Torino y su representante, el abogado Carlo Pallavicino, le estaba buscando nuevo equipo. Las ofertas, todas de clubes de Primera, eran razonables: casi un millón de euros por año. Pero resultó que el Livorno subió a Segunda. Y Lucarelli le encargó a Pallavicino que le encontrara un puesto en su equipo del corazón, donde no había jugado nunca. El Livorno no podía pagar más que unos cientos de miles. Lucarelli aceptó, renunciando a sueldos que ascendían a más del doble, a la fama televisiva de otros clubes y a la comodidad de un puesto secundario. El propio Carlo Pallavicino ha publicado un libro sobre esa decisión y sobre lo que ocurrió después. “Quedaos con los mil millones”, se titula.Lo que ocurrió después fue que Cristiano Lucarelli volvió a su ciudad y vistió el grana de su equipo convertido en el jugador mejor pagado del Livorno y en símbolo del sueño secreto de decenas de miles de livorneses: poner el pie en Primera, 55 años después. Lucarelli, un hombre con más pasión que capacidad reflexiva, se echó la responsabilidad a la espalda como si nada y jugó como nunca en busca del sueño de su infancia.El día en que marcó el gol número 25 de la temporada, el milagro estaba hecho. El Livorno ascendió.Lucarelli anotó ayer otros dos tantos que valieron tres puntos. El presidente de la República, el impecable Carlo Azeglio Ciampi, livornés y livornista, debió celebrarlo por todo lo alto. El Livorno se acercó un poco más a la mitad de la tabla y al objetivo de la permanencia.Cristiano Lucarelli es un tipo que ha cumplido sus sueños, que vive entre los suyos y que será recordado por muchísimo tiempo en su ciudad. Y sólo ha pagado mil millones de liras por todo eso.

Publicado en El País. 13 diciembre 2004

Cine: Viva Zapatero!

Un lunes tonto de agosto de hace un par de años me fuí a ver esta peli que apenas duró dos semanas en la cartelera madrileña. El título de la peli es absolultamente equívoco. En realidad habla sobre la experiencia de una humorista italiana haciendo sátira política en la tele pública italiana y el recorte de la libertad de expresión en Italia.
Sabina Guzzanti tenía un programa en el canal 3 de la RAI (tele pública italiana). Hizo un progra de sátira sobre la actualidad. Contando cosas como que Italia ha descendido hasta el puesto 67 según el Observatorio Mundial de las Libertades Civiles. Tuvo muy buena audiencia, y fue inmediatamente cancelado. El argumento era que dañaba al gobierno y que en realidad se estaba haciendo política y modificando la opinión pública. Más información sobre el documental
Lo que saca el documental es realmente deprimente y angustioso: una casta polítca, donde se incluye al centro-izquierda, totalmente sumisa y metida en los intereses de Estado y de sus interes de partido o personales. Y muestra periodistas totalmente amordazados/as sin capacidad ninguna ni de rebelarse ni de siquiera mostrar la verdad.
Una peli muy oportuna en estos momentos donde la sátira política parece también amenazada aquí.
Ni siquiera en España hay demasiada práctica de la sátira política. ¿Herencia oculta de la dictadura? En Reino Unido los hiper ácidos “Spetting Image” de los ochenta, en Francia el Guiñol de Canal + y la versión española que era muy buena. En teles autonómicas aún nos queda “Vaya Semanita” (cada vez con menos sátira política desde la “normalización constitucionalista”) de ETB y el insuperable “Polònia” de TV3.
Parece mentira pero hasta en Telemadrid hubo un programa de humor sobre la actualidad. Se llamaba “Deforme Semanal”, en el colaboraba Forges. Cosa que ahora parece imposible. En temas de sátira y crítica, cuando el sistema apreta las tuercas, se acaba la fiesta, y el humor.