Fútbol es fútbol. Un llamado a salvar la vida de Mahmud Sarsak

Nuestro hermano e hijo, Mahmud Sarsak, es un futbolista profesional de 25 años del campamento de refugiados de Rafah, en la Franja de Gaza, hoy (28 de mayo de 2012) está entrando en su 72 día de huelga de hambre.

Mahmud ha estado encarcelado por Israel durante los últimos tres años, después de ser arrestado por el ejército israelí en el puesto de control de Erez, en Gaza, mientras iba de camino para unirse al equipo nacional de fútbol de Palestina que iba a jugar un partido en el campamento de refugiados de Balata, en Cisjordania.

Tras su detención fue trasladado a la prisión de Ashkelon, donde fue interrogado durante 30 días,(…) bajo de la “Ley de Combatientes Ilegales”. Addameer, asociación de derechos humanos y apoyo a los presos palestinos, afirman que “en la práctica, la Ley de Combatientes Ilegales contiene menos protecciones para los detenidos que incluso las pocas que se conceden en virtud de las órdenes de detención administrativa en Cisjordania”, permitiendo que el Estado de Israel detenga a los palestinos de Gaza por tiempo indefinido sin cargos ni juicio.

Mahmoud inició una huelga de hambre el 19 marzo de 2012 para protestar contra las detenciones sin cargos ni juicio, exigiendo ser informado de las razones de su detención por tres años de duración y que se le permita defenderse, como es su derecho y es el derecho más básico del Derecho Internacional. (…) Él está ahora en su día 72 de huelga de hambre, un hito muy peligroso que podría llevarlo a la muerte en cualquier momento.

Mahmoud es uno de los más de 4.400 detenidos palestinos en las cárceles israelíes, en violación de los artículos 49 y 76 de la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe la transferencia de la población ocupada (palestinos), al territorio del ocupante (Israel). Las infracciones graves de estos artículos se consideran crímenes de guerra según el Derecho Internacional.

Para nosotros es insoportable ver a Israel galardonado con la celebración de la copa UEFA sub-21 en 2013 y sus preparativos para participar en los Juegos Olímpicos de Londres, mientras que de manera rutinaria Israel ejecuta, detiene, tortura, encarcela y mata a los palestinos, entre ellos jugadores de fútbol, sin que ninguna sanción le sea nunca impuesta a pesar de violar sistemáticamente la Legislación Internacional vigente,. Esto no es juego limpio. El Deporte debe mostrar solidaridad.

Como familia de Mahmud, hacemos un llamamiento a todas las personas de conciencia para exigir su liberación inmediata, y presionar a los gobiernos y organismos internacionales para forzar a Israel a cumplir con las normas más elementales del Derecho Internacional. En particular, pedimos a los demás jugadores de fútbol manifestarse en apoyo de Mahmoud  y no permanecer en silencio cuando la crueldad y la arbitrariedad de Israel ha destruido las aspiraciones de un atleta , probablemente, de por vida. Les pedimos a los equipos deportivos y a sus seguidores organizar acciones en apoyo de Mahmoud y todos los demás presos políticos palestinos. (…)

Mahmoud Kamel Mohamed Sarsak

Padre de Mahmoud

Anuncios

Fútbol es fútbol. Javi Poves, el futbolista que despertó

Hace mucho, en una entrevista en el diario El País, el excelente futbolista brasileño Sócrates le preguntaban porque los futbolistas nuevos brasileños no tenían una conciencia política sobre lo que pasaba en su país, como la había tenido él mismo y otros de su generación. Sócrates respondía que en realidad los futbolistas brasileños estaban desclasados al solo conocer como única actividad jugar al fútbol y no saber nada más del mundo laboral y de la realidad social vivida en primera persona. Además eran pura mercancía de exportación y teniendo 17 o 18 años eran enviados al primer mundo.

Cada vez menos extraño encontrar gente coherente dentro de la industria del fútbol.  Son futbolistas o entrenadores que tienen más cabeza que el resto del gremio pero siguen dentro de la industria. Pero este verano ha salido en los medios el caso de un futbolista que siendo consciente de lo irreal que es el fútbol profesional ha decidido retirarse, con 25 años, por coherencia con sus ideas.

Os adjuntamos un artículo y dos muy interesantes entrevista con el ex-jugador, una en audio para oir en línea.

EPR

El ‘futbolista antisistema’ se retira: “El fútbol es corrupción, dinero y muerte”

Javi Poves se presentó un día en las oficinas del Sporting de Gijón y pidió, ante la sorpresa de la gente del club, que dejaran de pagarle por transferencia bancaria: “No quiero que se especule con mi dinero ni un segundo. No pienso utilizar un banco”, les dijo. Otro día, devolvió un coche que el club había dado a cada jugador: “Me sentía mal teniendo dos coches. No lo necesitaba”.

Javi Poves vivía una contradicción vital permanente. Después de que Manolo Preciado le premiara con su debut en Primera División contra el Hércules (…), en su cabeza sólo estaba dejarlo. “Lo que se ve desde dentro lo deja claro: el fútblo profesional sólo es dinero y corrupción. Es capitalismo, y el capitalismo es muerte. No quiero estar en un sistema que se basa en que la gente gana dinero gracias la muerte de otros en Sudamérica, África, Asia. Simplemente, mi yo interior me impide seguir en esto”, dice Poves.

Tiene 25 años y mucha pasión. A veces, hasta le cuesta explicar quién es. “Me llaman antisistema, me han encasillado ahí, pero no sé lo que soy. Sí que sé que no quiero vivir prostituido como el 99% de la gente. Si no puedo tener una vida limpia en España, la tendré en Birmania, donde sea”, dice. Estudiará Historia por la UNED y verá lo que hace. (…) “Quiero conocer el mundo de verdad, saber lo que hay. Ir a África. Para eso no hace falta mucho dinero. He estado en Turquía en hoteles de tres euros”, recalca.

(…) Poves cuenta que, aunque se acercó al 15-M al comienzo y constató la pasión e ilusión de la gente, el movimiento se le queda muy corto. “Plantean cambios muy superficiales, a mí no me valen. ¿De qué me sirve ganar 1.000 euros en vez de 800 si están manchados de sangre, si sé que se obtienen con el sufrimiento y la muerte de mucha gente? La suerte de esta parte del mundo es la desgracia del resto. En vez de tanto 15-M y tanta hostia, lo que hay que hacer es ir a los bancos y quemarlos, cortar cabezas. Así de claro te lo digo”, señala. Efectivamente, más claro no puede ser Javi Poves, el chaval de 25 años que deja el fútbol para tomar un camino incierto lejos de todo.

Enlace a la entrevista en la Cadena Ser el 9 de agosto (audio: http://www.as.com/audios/20110809csrcsrdep_4/Aes

Otra muy buena entrevista en “La Nueva España” (que reproduce un periódico canario”) del mes de junio: http://www.laopinion.es/deportes/2011/08/12/poves-futbolista-indignado-injusticia-vuelve-agresivo/362716.html

Fútbol es fútbol. Sobre la huelga de jugadores y su responsabilidad en la situación

Este artículo de opinión está sacado del diario vasco Gara del 23 de agosto. Es muy recomendable porque deja muchas cosas claras de este teatrillo que llevamos viviendo desde la temporada pasada con la huelga de los jugadores profesionales de fútbol masculino.

Por cierto, es esperpéntico el papel “independiente y veraz” que están haciendo todos los medios de comunicación: por un lado están loquitos para que empiece la Liga, para poder tener audiencia y anuncios (en ese orden); pero por otro lado no quieren dar leña a los jugadores porque suelen practicar el amiguismo para poder sacarles exclusivas y secretos del vestuario. Suponemos que si la Liga no empieza en septiembre, con todo el mundo ya en casa después de vacaciones, entonces sí que les van a caer palos “al colectivo de los jugadores”. EPR

Sobre la huelga de jugadores y su responsabilidad en la situación

Los participantes de este blog futbolero, que reúne aportaciones de diferentes bloggers aficionados al fútbol, ponen en cuestión en este artículo conjunto el  papel de víctimas inocentes  en esteconflicto de los propios jugadores, que firman contratos millonarios cuando saben que esos clubes no les podrán pagar

Borja BARBA Blog Diariosdefutbol

Partamos de la base de que reconocemos el perfecto derecho de los jugadores a convocar una huelga. El trabajador lo es, conduzca un deportivo o acuda a su puesto de trabajo en metro. Reconozcamos también que en lo que plantean no les falta parte de razón. El fútbol español está en serio riesgo. Es demasiado habitual ver cómo los clubes gastan por encima del techo razonable, de lo que dicta la razón presupuestaria, la falta de responsabilidad de los dirigentes, los desmanes de la patronal (LFP), la cobardía de la clase política (incapaz de acercarse al problema sin una peligrosa demagogia destinada a buscar el voto del hincha), etcétera, y alguien debería resolver este asunto.

Pero, en lo que no estamos de acuerdo, en absoluto, es en que los jugadores de fútbol planteen el asunto como si ellos sólo fueran víctimas de la situación, como si ellos mismos no fueran en un porcentaje muy alto responsables de la situación actual. Y no hablamos de lo que cobran, sino del modo en que llegan a cobrarlo.

¿Son conscientes de que gran parte de la inviabilidad del fútbol español se debe a sus propios sueldos? ¿Aceptarían Casillas, Puyol, Llorente, Cazorla, Llorente o Xabi Alonso -por nombrar a quienes se situaban detrás de Rubiales en la foto- destinar pongamos un 10% de sus sueldos al ya famoso Fondo de Garantía? ¿Por qué los clubes -si los hay- que cumplen con un cierto rigor presupuestario han de hacerse cargo de las locuras financieras de terceras entidades en las que, no lo olvidemos, los sueldos a jugadores constituyen el concepto más alto? ¿Por qué un club que ha visto cómo un jugador ha abandonado su barco por los cantos de sirena de otro equipo tiene además que pagar cuando ese otro equipo no cumple lo pactado con el jugador?

Por ello, ciertamente, los futbolistas también deberían admitir su responsabilidad en la situación actual y tomar cartas en el asunto, no sólo en lo que a reivindicaciones se refiere. No se puede jugar por un lado al “Monopoly” de los sueldos desorbitados, de anteponer sentimientos a contratos firmados («no soy feliz en este Club, me quiero ir a otro en el que, casualmente, me pagan más» es una cantinela demasiado habitual en nuestro fútbol), de la cultura del pelotazo (¿cuántos jugadores han tocado este verano la puerta del Málaga?), y por otro exigir una estabilidad laboral que descanse sobre las espaldas de terceros, reivindicar derechos derivados de contratos que cuando se firman se sabe que pertenecen al género de la Ciencia Ficción.

En ese sentido, cabe preguntarse ¿para qué les sirven sus representantes? ¿Acaso no se llevan millones de euros en comisiones precisamente por asesorar a sus representados en lo relativo a cuestiones fundamentales, como la viabilidad del contrato firmado? ¿Acaso los representantes que la pasada temporada llevaron a sus jugadores al Hércules no sabían lo que era una evidencia, es decir, que el Hércules hacía un temporadón o no habría forma de pagar los contratos que estaba ofreciendo? ¿No tenían mejores alternativas, quizá peor pagadas sobre el papel, pero más estables en la realidad?

O, por ponernos en un futurible no deseable… ¿por qué el resto de los clubes deberían hacerse cargo de los sueldos de los jugadores del Málaga si, en un futuro, el actual dueño del club se aburre de su nuevo juguete? ¿Se han planteado este escenario -que ojalá no se dé nunca- Cazorla, Isco, Joaquín o Monreal? ¿Son conscientes de que si las cosas se tuercen -y las cosas a veces tienden a torcerse- los nuevos dueños del Málaga quizá se decidan por invertir sus petrodólares en otro lugar, y en ese nuevo escenario sus contratos serán absolutamente inviables para quienes los hereden?

Tampoco vamos a llevar hasta el último extremo a lo que equivaldría la consideración de los futbolistas como meros trabajadores, algo que no les interesa ni a ellos (que siguen clamando por derechos extraños a la libre circulación de trabajadores en Europa, por ejemplo) ni a los clubes (que les siguen usando como activos del club).

Pero sí tenemos claro que en este conflicto, aun cuando la patronal ejerce de patronal, los jugadores no pueden actuar sólo como trabajadores, pues de su responsabilidad y la de sus representantes ha nacido en gran parte la situación que ahora viven.

Ver artículo original: http://www.gara.net/paperezkoa/20110823/286399/es/Sobre/la/huelga/de/jugadores/y/su/responsabilidad/en/la/situacion/

Fútbol es fútbol. La verguenza de todos

Ahora mismo en Argentina están jugando la Copa América y su equipo parece que no le va hacer ningún favor “electoral” a la candidata Cristina Fernández. Con que Messi despierte tendrán suficiente.

Estes post viene de la lectura de un libro que vino de las impresionantes, surtidas y baratas (al cambio) libreriarías de Buenos Aires.

He encontrado una reseña del libro que me evita esfuerzo y con la que coincido totalmente. Está sacada de la edición del Cono Sur de Le Monde Diplomatique. Está firmada por Arnol Kremer.

La vergüenza de todos logra casi un imposible: elevar el frívolo ambiente del fútbol a la reflexión seria sobre la conducta colectiva de los argentinos durante el Mundial de 1978. “Los periodistas argentinos –dice Llonto– se pusieron la camiseta del nacionalismo y adhirieron a la condena bíblica que los militares pergeñaron: ‘o se está con nosotros o se está contra nosotros’”. Además, el recuerdo de Dante Panzeri, único periodista deportivo que se opuso al Mundial frente al triste papel del comunista César Menotti, confirma que no hay izquierda por carnet o por verbo, sino por actos. Llonto muestra cómo esto no sólo ocurrió en el ámbito del fútbol: conspicuos intelectuales y gente “bien pensante”, radicales, peronistas, religiosos, educadores, prensa, empresarios, sindicalistas y sectores de la izquierda, confundieron gol con patria, partido ganado con esfuerzo de la gente, Copa alzada con imagen nacional y una población ebria de chauvinismo que se ajustaba la venda de la negación del terrorismo de Estado. El libro dedica un buen espacio a la ambigua postura de Montoneros, incluso de muchos presos políticos y exiliados, frente a la propuesta de boicot impulsada desde Francia, Suecia y Holanda, países que para la dictadura argentina eran entonces lo que los estadounidenses hoy llaman “eje del mal”.
Este es un relato llano y valiente, sin golpes bajos, sin sensacionalismos, sin un gran escándalo revelado, porque lo que pasó durante el Mundial del ’78 supera cualquier palabra: muerte, tortura, desaparición, doping, millonarios sobornos, corrupción, derroches, obsecuencia, miedo. Una gigantesca vergüenza.

A estas alturas no vamos a hablar sobre mezclar fútbol y política. Sería como discutir sobre las salidas y puestas del sol. Pero la mezcla de fútbol y economía, en medio de la borrachera nacionalista y boba de hace justo un año produjo cosas como afirmar que aquel triunfo iba a hacernos repuntar económicamente.  Hasta a páginas “repestables” se les pasó por la cabeza.

Ah, por cierto Gallardón ha vuelto ha anunciar más deuda para jugar a ser olímpicos…

Fútbol es fútbol: La rebelión del jugador número doce

Iñigo A.R. / Los Ideales del Gol para Diagonal

Desde hace varios años se pueden ver en los distintos estadios de la Liga española pancartas con la leyenda “Odio eterno al fútbol moderno”. ¿Qué hay detrás de eso?

El precio desorbitado de las entradas y abonos, los sueldos de los futbolistas, la gestión personalista de los equipos, los palcos de los estadios como centros de especulación, la falta de libertad en las gradas… las críticas al fútbol desde los propios aficionados son muchas, pero ¿hay alguna propuesta político-deportiva alternativa a la actual mercantilización del fútbol? Hasta hace poco, ante la falta de otro modelo al que aspirar, teníamos que resignarnos a protestar sin una verdadera perspectiva de cambio. Sin embargo esto ya no es así.

En 2005, aficionados del Manchester United hartos de todo lo citado anteriormente decidieron volver a sus orígenes. La compra del equipo por el multimillonario Glazer fue la gota que colmó el vaso y así, tras varias movilizaciones y reuniones, nació el FC United of Manchester. Este club lo gestionan sus socios democráticamente y no tiene ánimo de lucro, sus fines son solo deportivos. Aunque es la iniciativa de este tipo más conocida, no es la única. Son varios los ejemplos en ese país, como el AFC Wimbledon o el AFC Liverpool. Uno de los impulsores de este último club lo justifica: “Cuando iba a Anfield en los 80 un abono costaba 48 libras. Actualmente cuesta 650, y no es de los más caros de la Premier”.

El “accionariado popular”, ¿nuestra alternativa?

En 2010 esta alternativa a la mercantilización del fútbol aterriza en España, concretamente en Murcia. El Ciudad de Murcia fue fundado por Quique Pina en 1999. Tras varios ascensos de categoría llegó incluso a estar a punto de subir a Primera División. Sin embargo, el mismo empresario que lo fundó, vendió esa plaza en Segunda al Granada 74 en el mejor momento deportivo del equipo murciano.

Los aficionados del Ciudad, pese a sus protestas, se vieron de pronto despojados de unos colores que sentían suyos. Ese mismo año el empresario murciano Evedasto Lifante compra el Lorquí para convertirlo en el continuador del Ciudad. Tras ascender a 2ªB la historia se repite y los seguidores rojinegros ven desaparecer de nuevo a su equipo debido a la mala gestión económica. Cansados de la situación y aprendiendo del pasado, los aficionados del Ciudad deciden seguir el ejemplo del FC United y fundan el Club de Accionariado Popular Ciudad de Murcia. La fórmula de accionariado popular se resume en “un aficionado, una sola acción, un voto” y en el compromiso de no vivir por encima de sus posibilidades. Su declaración de principios no deja dudas: “Nuestro equipo no es un negocio y no se vende su imagen ni filosofía por dinero”.

Recuperemos el fútbol

Son varios los equipos españoles que están al borde de la desaparición y planteándose salidas similares. El histórico Real Oviedo compite actualmente en 2ªB. Con unas cuentas que bordean el fraude, su situación es crítica debido a la negligente gestión de su dueño. A imagen del FC United, esta temporada el tradicional azul y blanco de sus aficionados se mezcla con el azul y amarillo del Stadium Ovetense, uno de los precursores en los años 20 del actual equipo. Con esos colores la afición oviedista protesta contra el fútbol moderno, utilizando además un lema muy claro: “R. Oviedo sí, SAD no”. ¿Darán el paso?

El cuadro lo completan los cambios legislativos como la muy probable derogación de la ley de Sociedades Anónimas Deportivas. Esta ley aprobada en 1990 obligó a todos los clubs profesionales a dejar de estar en manos de sus socios, siendo comprados por el millonario de turno. Así vimos llegar a los Jesús Gil, Francisco Roig, Alfonso Solans… empresarios de más que dudosa trayectoria. También se está reabriendo el debate legal de las gradas: en Inglaterra se pide la vuelta de las zonas de pie a los estadios, algo que en Alemania ya es un hecho y registran las mejores entradas de Europa así como precios realmente asequibles. Quizás estemos ante la vuelta de las gradas pasionales y activas y el fin del moderno estadio-teatro.

La próxima temporada si todo va bien el Ciudad de Murcia volverá a la competición. Pero ya no solo estarán pendientes de ellos los aficionados murcianos. Los que siempre hemos intuido que otro fútbol es posible también miraremos de reojo a este equipo, con la esperanza de poder corroborar nuestras sospechas y confirmar que hay otro camino. Como ellos mismos dicen, “nuestra complicidad con el fútbol negocio es historia”. ¿Y la nuestra? Pasemos a la ofensiva.

Publicado en Diagonal (23/12/2010), periódico quincenal de actualidad crítica.

http://losidealesdelgol.wordpress.com/2010/12/29/la-rebelion-del-jugador-numero-doce/

Fútbol es fútbol: St Pauli, equipo antirracista y antifascista

El FC Sankt Pauli es un club fundado en 1910 en el distrito del mismo nombre de Hamburgo (Alemania). Es un símbolo del antirracismo, antifascismo, antisexismo y de la antihomofóbia en ese país, lo que le hace tener alrededor de 11 millones de seguidores siendo un equipo modesto de la segunda división alemana. Esta idéntidad es declarada abiertamente por el club, lo que le hace un equipo único en el mundo.

Esa identidad se remonta a los 70-80’s, cuando el St.Pauli comenzó la transición de club tradicional en un “kult”. Fue entonces cuando se situaron sus instalaciones en el muelle de St.Pauli, que era el centro de vida nocturna y donde se situaba el barrio chino. Este traslado supuso la identificación con el entorno portuario que se había convertido un gueto de la urbe, un lugar prácticamente ausente de normas, único en un país como Alemania. Guarida de prostitutas, reducto de movimientos punk y okupa, hogar de los estibadores del puerto y morada de gente joven y de clase trabajadora. Poco a poco surgieron espontáneamente los ideales comunistas y socialistas que identifican al club, y que se observan en sus partidos. En 1977 se produjo su primer ascenso a la primera división alemana, coincidiendo con el nacimiento de la cultura punk, lo que lo convirtió en un símbolo cultural y social. Además es un club modesto lo que refuerza esa identidad. El St. Pauli fue el primer club alemán en prohibir oficialmente la ultraderecha y las actividades nacionalistas en una época en la que el fascismo inspiraba vandalismo en el fútbol. el director del club llevó una pancarta al césped en el cual se leía el eslogan: “Ni un paso a los fascistas”, y desde entonces existe también una pegatina antifascista en la que consta «los fans del St. Pauli contra la derecha». Dos hechos clave en el aumento de la masa social del club y concienciación suceden en 1988. El primero cuando tras un partido Alemania-Holanda en Hamburgo, seguidores fascistas alemanes deciden atacar el complejo okupa del barrio de St.Pauli (el “Haffenstrasse”). La respuesta es contundente en el barrio y tras esto, muchos antifascistas deciden unirse a la hinchada del FC St.Pauli. El otro hecho fue el intento de hacer al club grande, con la inversión de miles de millones, construcción de un estadio nuevo acompañado de un complejo comercial, desalojo de casas okupas, mayor control policial… que conllevaba el aburguesamiento de un barrio que hasta entonces había sido obrero. Los hinchas se movilizaron para dar marcha atrás a este proyecto con minutos de silencio, pancartas, pintadas… y lo consiguieron.

Su estadio, el Millerntor, es el que mayor número de mujeres acoge de Alemania. En 2002, la publicidad de la revista Maxim fue retirada del campo después que los hinchas protestasen por el contenido sexista de la misma. Además, su presidente Corny Littman ha reconocido públicamente su homosexualidad, en un mundo tan homófobo como el del fútbol, en el que se hace casi impensable ese reconocimiento por parte de ningun jugador y menos aún de un presidente. En el año 2006 organizó la “FIFI Wild Cup” como alternativa al Mundial de la FIFA que se celebraba en Alemania. En esta competición participaron selecciones nacionales no reconocidas por la FIFA (Groenlandia, Tíbet, Zanzíbar, Gibraltar y la República Turca del Norte de Chipre), además del organizador, la República de Sankt Pauli que participó con los colores y el escudo del club hamburgués. En 2005, el equipo y sus hichas hicieron una campaña llamada “Viva con agua de Sankt Pauli” en la que se recogen fondos para dispensadores de agua para escuelas en Cuba (http://www.vivaconagua.org). Casi todos los años, realizan su pretemporada en este país donde además participan en labores de apoyo y solidaridad con la revolución cubana. El año pasado jugaron un amistoso en Hamburgo contra la selección de fútbol cubana. La marca que viste el equipo,”Nike”, fue obligada a firmar un contrato en el que se comprometían a que la ropa del club no podía ser elaborada por mano de obra infantil. El logo no oficial del St.Pauli es una calavera con huesos cruzados ya que se consideran los “piratas de la Bundesliga”.El FC Sankt Pauli es un club fundado en 1910 en el distrito del mismo nombre de Hamburgo (Alemania). Es un símbolo del antirracismo, antifascismo, antisexismo y de la antihomofóbia en ese país, lo que le hace tener alrededor de 11 millones de seguidores siendo un equipo modesto de la segunda división alemana. Esta idéntidad es declarada abiertamente por el club, lo que le hace un equipo único en el mundo.

Esa identidad se remonta a los 70-80’s, cuando el St.Pauli comenzó la transición de club tradicional en un “kult”. Fue entonces cuando se situaron sus instalaciones en el muelle de St.Pauli, que era el centro de vida nocturna y donde se situaba el barrio chino. Este traslado supuso la identificación con el entorno portuario que se había convertido un gueto de la urbe, un lugar prácticamente ausente de normas, único en un país como Alemania. Guarida de prostitutas, reducto de movimientos punk y okupa, hogar de los estibadores del puerto y morada de gente joven y de clase trabajadora. Poco a poco surgieron espontáneamente los ideales comunistas y socialistas que identifican al club, y que se observan en sus partidos. En 1977 se produjo su primer ascenso a la primera división alemana, coincidiendo con el nacimiento de la cultura punk, lo que lo convirtió en un símbolo cultural y social. Además es un club modesto lo que refuerza esa identidad. El St. Pauli fue el primer club alemán en prohibir oficialmente la ultraderecha y las actividades nacionalistas en una época en la que el fascismo inspiraba vandalismo en el fútbol. el director del club llevó una pancarta al césped en el cual se leía el eslogan: “Ni un paso a los fascistas”, y desde entonces existe también una pegatina antifascista en la que consta «los fans del St. Pauli contra la derecha». Dos hechos clave en el aumento de la masa social del club y concienciación suceden en 1988. El primero cuando tras un partido Alemania-Holanda en Hamburgo, seguidores fascistas alemanes deciden atacar el complejo okupa del barrio de St.Pauli (el “Haffenstrasse”). La respuesta es contundente en el barrio y tras esto, muchos antifascistas deciden unirse a la hinchada del FC St.Pauli. El otro hecho fue el intento de hacer al club grande, con la inversión de miles de millones, construcción de un estadio nuevo acompañado de un complejo comercial, desalojo de casas okupas, mayor control policial… que conllevaba el aburguesamiento de un barrio que hasta entonces había sido obrero. Los hinchas se movilizaron para dar marcha atrás a este proyecto con minutos de silencio, pancartas, pintadas… y lo consiguieron.

Su estadio, el Millerntor, es el que mayor número de mujeres acoge de Alemania. En 2002, la publicidad de la revista Maxim fue retirada del campo después que los hinchas protestasen por el contenido sexista de la misma. Además, su presidente Corny Littman ha reconocido públicamente su homosexualidad, en un mundo tan homófobo como el del fútbol, en el que se hace casi impensable ese reconocimiento por parte de ningun jugador y menos aún de un presidente. En el año 2006 organizó la “FIFI Wild Cup” como alternativa al Mundial de la FIFA que se celebraba en Alemania. En esta competición participaron selecciones nacionales no reconocidas por la FIFA (Groenlandia, Tíbet, Zanzíbar, Gibraltar y la República Turca del Norte de Chipre), además del organizador, la República de Sankt Pauli que participó con los colores y el escudo del club hamburgués. En 2005, el equipo y sus hichas hicieron una campaña llamada “Viva con agua de Sankt Pauli” en la que se recogen fondos para dispensadores de agua para escuelas en Cuba (http://www.vivaconagua.org). Casi todos los años, realizan su pretemporada en este país donde además participan en labores de apoyo y solidaridad con la revolución cubana. El año pasado jugaron un amistoso en Hamburgo contra la selección de fútbol cubana. La marca que viste el equipo,”Nike”, fue obligada a firmar un contrato en el que se comprometían a que la ropa del club no podía ser elaborada por mano de obra infantil. El logo no oficial del St.Pauli es una calavera con huesos cruzados ya que se consideran los “piratas de la Bundesliga”.

Enlace al artículo original: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/410238/index.php

Fútbol es fútbol. Por el interés te quiero, Andrés.

En toda esta borrachera de euforia que es ser campeones del mundo (de fútbol masculino en categoria absoluta) ocurre como en todas las borracheras. Hay quien le da por llorar, por reir, por cantar, por enfadarse con todo los que no siguen a La Roja con más españolismo y sobre todo las borracheras son un torrente de bobadas y exaltaciones de la amistad, y en este caso del patriotismo entre surrealista y casposo.

La más gorda de las chorradas soltadas impunemente en los medios es que esto del gol de Andrés Iniesta nos va a servir para mejorar en la economía nacional. De hecho, la caja de ahorros BBK, a la que el Banco de España le adjudicado Cajasur de Córdoba parece que para demostrarlo va a despedir a unos 900 trabajadores/as. Aunque como estos del BBK son un poco del PNV no sé si lo hacen aposta para aguarnos la fiesta del crecimiento económico que viene después del Mundial. Seguro que viene. Ya veréis.

A lo que iba: esta es la foto de la euforia real (no la de mi barrio, ni siquiera la tuya). En el vestuario, con corbata, con trajes caros comprados con sus ahorritos y con cara de muy felices. Bien… ¿y esa señora de rojo que está al lado de Casillas? Pues es Ana Patricia Botín. Algún detalle la delata: una bujanda con el escudo nacional y la palabra “Banesto”, que también lleva bordada en la chaqueta, roja. Roja como La Roja o como el Banco Santander.  Ana Patriacia es hija de su papá Emilio Botín y presidenta de Banesto porque su papá la veía muy capaz para eso. Se la ve tímida, queriendo tocar la Copa de la FIFA… pero en realidad es una de las “dueñas” de la selección. Le ha quitado a La Caixa ser la patrocinadora principal del equipo de la Federación de Fútbol y además también patrocina a Rafael Nadal (por eso estaba en la final y le sacaron mucho más en las teles que los otros invitados, como Gasol).

El gol de Iniesta le va a costar unos cuantos millones de nada porque habían sacado un producto financiero que mejoraba si ganaban los españoles. Pero aún así le compensará.

Pues eso, lo que dicen ahora los que tiene resaca de la borrachera de los Mundiales: “No hay que mezclar el fútbol con otras cosas” Y a continuación lo mezclan con la economía, el patriotismo grande o pequeño, la superstición o el folclorismo. Y la chiquilla Ana Patricia estaba por ahí por que se lo merece y apoya mucho a España aunque un un arranque de botes y gritos se le oyó “Yo soy de Ba-nes-tó, Ba-nes-tó, Ba-nes-tó”