José España Vivas, dirigente vecinal de Alcalá. Muerto bajo custodia policial en 1980

Nos quieren contar una versión de la transición desde la dictadura franquista a lo que tenemos ahora, que tampco es democracia, al estilo “Cuéntame”. En esa operación se incluye el silencio sobre acontecimientos “no gratos” para esa versión idílica de la maravillosa transición.

Una de las constantes durante esos años fue la brutalidad policial. Montajes, torturas, hasta muertes a manos y tiros de la Policía de personas inocentes y desarmadas. Sin apenas castigos para los culpables, y sin reconocimiento para las víctimas de esa vilolencia.

También ocurrió a nivel local en nuestra ciudad. Traemos un caso. E intentaremos recuperar y documentar otros episodios intencionadamente olvidados.

Gracias a Victoriano, que dió la primera pista para activar la memoria.

EPR

José España Vivas en 1980 pertenecía a la Junta de la Asociación de Vecinos del Barrio Venecia. Era militante del movimiento vecinal y ecologista. Tenía 25 años estaba casado y con un hijo.

José España Vivas fue detenido la noche del jueves 4 al viernes 5 de septiembre de 1980, un poco después de las veinticuatro horas, en el pueblo de Santorcaz, donde estaba junto con toda su familia.

Antes de ser llevado a la Dirección General de Seguridad del Estado, en la Puerta del Sol de Madrid, presenció, junto con dos  familiares, un registro de la Policía en su casa de Alcalá de Henares. Al parecer, los agentes buscaban armas y propaganda. El registro se llevó a cabo sin mandamiento judicial. Los agentes dijeron que no era necesario. El resultado de dicho registro fue negativo. Uno de los agentes, según  un primo del detenido, que presenció el registro, dijo a José: «O lo tienes muy bien guardado o alguien te quiere muy mal.» Acto seguido es llevado al edificio de la Puerta del Sol, donde quedó detenido.

José España Vivas

 Fue detenido en virtud de las investigaciones subsiguientes al asesinato en Barcelona de un General del Ejército español Briz Armengol y de un soldado que acompañaba a este General el día 2 de septiembre en Barcelona por los GRAPO.  José España es buscado y detenido, supuestamente por un soplo de un detenido en Barcelona por el atentado. Se le aplica la ley antiterrorista. Al día siguiente, al intentar verle sus familiares, les dicen que está incomunicado.

El sábado día 6, a las tres de la tarde, tres agentes de Policía se presentan en casa de los padres de José, les piden las llaves de una casa que estba deshabitada, para efectuar en ella un registro. “Ha declarado que tiene allí una máquina de escribir y propaganda”, dice uno de los agentes. En esa casa se encuentra, una máquina de escribir. José había declarado a la Policía algo que evidentemente le perjudica.

El mismo día 6, a las 18,50 horas, el dirigente vecinal alcalaíno pasa a la sala de interrogatorios de la Brigada de Información para ser interrogado. A las 19,05 horas sufre un desvanecimiento. Se le reconoce por el Médico de la Dirección de Seguridad y, según el parte facilitado, padece pérdida de consciencia, miosis, frialdad de miembros con acrocianosis. Los tonos cardíacos eran normales. Instantes después se le apreció un leve estertor y a continuación ausencia total de tonos cardíacos. Se le intenta  reanimar, pero no  responde a esos esfuerzos y es trasladado al Hospital Francisco Franco, donde ingresa ya cadáver.

No se aprecian en él heridas ni signos de violencia externa. Tiene la cara y el cuerpo azulados, pero parece ser es un síntoma de la muerte que se produce siempre como consecuencia de esos hechos.

El domingo día 7 se realiza la autopsia. Según la prensa, y también manifestaciones del propio forense a la familia de José, la muerte ha sido producida como consecuencia de un fallo cardíaco, provocado, a su vez, por un quiste hidatídico, de 30 centlmetros casi, o «como un melón», dice el Forense, que ocupaba los dos tercios del hígado, e incluso parece que añade el forense: “No sé cómo podía vivir con eso dentro del cuerpo”.

Los familiares de España Vivas discrepan en cuanto a las causas que pudieron determinar la muerte del detenido. Su familia, su mujer no había observado en su marido nada anormal, no había notado ningún síntoma. En los tres últimos años que llevaba trabajando en una empresa, no había faltado  un solo día a  consecuencia de enfermedad. No había notado ningún dolor, no le han observado ningún bulto visible.

El lunes 8 de septiembre se presenta un querella por presuntas torturas.

El martes 9 septiembre un grupo de vecinos se dirige al Ayuntamiento para pedir que actúe el Alcalde.

 El entierro se celebra el miercoles 10. Unas 500 personas acuden al entierro en el Cementerio de Alcalá.

 El 11 de septiembre, en una pregunta de una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, el diputado del PCE Simón Sánchez Montero, preguntando sobre la muerte de España Vivas  declara: “Según varios médicos, cuya opinión he consultado, es posible, efectivamente, un quiste de ese tamaño. Incluso puede no causar enfermedad o molestia muy grande, aunque es casi imposible que no cause alguna molestia. Pero, sobre todo, un quiste de ese tamaño en el hígado -coinciden varios Médicos, tiene casi forzosamente que notarse con que se vea simplemente al que lo tiene desnudo de la cintura para arriba. Y aquí surgen preguntas: ¿Cómo fue examinado José España Vivas al ingresar en el edificio de la ‘Puerta del Sol? ¿Cuál fue el resultado del examen? ¿Qué servicio hay montado para asegurar que ese examen se realiza en condiciones y, con más razón, si, como se ha dicho en la Prensa, José España Vivas tenia un aspecto de hombre débil, enfermo?. Por otro lado, los médicos dicen también que un quiste de esa naturaleza puede romperse espontáneamente. Un quiste hidatídico puede romperse también a consecuencia de uno o varios golpes y sin necesidad de que esos golpes dejen herida ni seña de que se ha ejercido violencia sobre el enfermo. Desgraciadamente, en eso hay también una técnica desarrollada. Hay un proceso que parece haber originado la muerte de José España Vivas: rotura de un quiste y, a consecuencia de él, paro cardíaco, y, a consecuencia de este paro cardíaco, la muerte. Pero ¿qué fue lo que desencadenó ese proceso? Ahí está la cuestión.”

Juan José Rosón,ministro de Interior en 1980

El ministro del interior, Juan José Rosón, de UCD en la misma sesión parlamentaria: “el detenido, fue examinado por los servicios médicos de la propia Dirección General de Seguridad y no presentaba lesión ninguna de tipo traumático ni tenía ninguna enfermedad. Y la discreta lesionología externa que apareció en el cadáver corresponde en su totalidad a la caída póstuma, al traslado y a las maniobras reanimatorias aplicadas”.

 Rosón afirmó que la muerte había sido natural, por insuficiencia cardíaca aguda y quedaba descartada totalmente cualquier violencia traumática.

 Lo que no cuadra en la declaración oficial es el hecho de que el quiste no hubiera sido roto. Porque eso explicaría la muerte instantánea o casi instantánea. Si además no existe, aparentemente, lesión que justifique esa insuficiencia cardiaca, entonces subsisten las dudas.

 La familia exige la verdad porque en un primer momento se justifico la muerte “por insuficiencia cardiaca”, y luego “por insuficiencia hepática”.

 El despacho de abogados Ruiz Jiménez pide la exhumación del cadáver para realizar una segunda autopsia por si se hubieran producido torturas.

El domingo 15 ocho personas son detenidas tras disolver por la fuerza la policía una concentración de protesta en la Plaza de Cervantes. Los sindicatos convocan una hora de paro laboral para el día siguiente.

En el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Alcalá de septiembre de 1980 la tensión es muy alta. El Salón de Plenos se llena de público. Cuando llega el turno de debatir la moción sobre la muerte de José España, el Alcalde Carlos Valenzuela suspende la sesión durante 15 minutos. Lo hace para que puedan intervenir lo vecinos, pues la ley prohibía la intervención del público. Se lee un comunicado criticando la postura tomada por el Ayuntamiento. Lope Huerta dice que la Corporación intervino para que fueran liberados cinco de los ocho detenidos tras la manifestación del domingo. Los concejales de UCD (el partido del gobierno estatal) deciden inicialmente no hablar, pero el concejal Antonio Gálvez rompe el pacto para defender a la Policía. Se reanudó la sesión para debatir la moción presentada conjuntamente por el PSOE y PCE  (gobernaban juntos). PTE-ORT presentó otra moción. Fue aprobada la del gobierno local con 15 votos. La moción pide una comisión de investigación parlamentaria, por no estar satisfechos con la sesión en el Congreso de los Diputados del día 11 por las respuestas del ministro de Interior a las preguntas de los parlamentarios del PSOE, Sotillos, y del PCE, Sánchez Montero.

España Vivas fue una más de las vícitimas policiales durante ese año en que ya en febrero fue asesinada Yolanda González y un militante anarquista, y en mayo hubo dos asesinatos, uno de ellos e del dirigente vecinal Eduardo Parejo.

 Aún en 1990 apareció en El País una carta al director de su familia recordando que José España Vivas no pertenecía al GRAPO

españa vivas015

Anuncios

Un pensamiento en “José España Vivas, dirigente vecinal de Alcalá. Muerto bajo custodia policial en 1980

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s