CUP, “Somos los que nos enfrentamos a la cultura de la derrota”

Pubilcamos un extracto de la entrevista que publicaba ayer el muy recomendable diario digital http://www.eldiario.es  con Quim Arrufat, el tercero de los parlamentarios de las CUP elegido en las elecciones catalanas.

Hemos seleccionado la parte donde habla de cómo se organiza y actúan las CUP y su misión en las instituciones.

Al final ponemos también un video de la campaña muy bueno, en catalán eso sí.

La (larga) entrevista completa en: http://www.eldiario.es/catalunya/Quim-Arrufat-CUP-nacionalistas-conservadores-independentistas_0_75592449.html

EPR

La CUP nace de la Esquerra Independentista. ¿Se ha visto esta desbordada por el apoyo social que ha sumado la CUP?

(…) Se tiende a menospreciar mucho a l’Esquerra Independentista, pero ha conseguido en los últimos diez años tejer una red de 140 casals y ateneos, que en los pueblos o barrios donde están son motores de mucho activismo, repolitización, debate de ideas, … A pesar de esto la Esquerra Independentista se ha visto desbordada por las CUP ya en los municipios, con 100 concejales y mucha expectativa. Ahora la CUP se ha visto desbordada, no por el éxito en diputados, sino por la cantidad de gente que quiere participar, no en el partido, sino en este espacio que se está creando. La cuestión es como reformular toda nuestra organización con esto. No diremos a la gente que se haga militante de la CUP, porque no buscamos crecer en poder como partido, sino empoderar la gente y el proyecto político, que se llamará CUP o como le dé la gana. Siempre hemos dicho que las CUP nos servirán hasta que nos sirvan. Las organizaciones se ven desbordadas y hay que repensar el espacio político, y esto es positivo. Las soluciones no están escritas en ninguna parte y nos tenemos que repensar, que es un reto interesante.

¿Cómo funciona el municipalismo?

(…) Cuando las clases populares han tenido organizaciones realmente potentes en este país ha sido porque ha participado mucha gente, que se ha dejado horas, que ha hecho mucha militancia. La gente a veces se olvida de esto y nos dice: “Bueno, os ha salido muy bien” y lo ve todo muy fácil. (…) La gente lo llama asamblearismo, pero es básicamente respeto absoluto, porque el proyecto no es nuestro sino de toda esta gente.quim

¿De dónde viene este modelo?

(…) En la mayor parte de lugares donde salió adelante el proyecto que llamamos de unidad popular hay un ateneo, una plataforma de lucha social, y una candidatura. Un espacio de lucha social permite la confluencia de sindicalismo alternativo con organizaciones políticas. El ateneo sirve para conectar toda la gente. Es importantísimo para la izquierda tener espacios abiertos a la gente sin ningún tipo de miedo, no cerrarse nunca en ningún despacho, también para tener debates, para formar a la gente, repolitizando una sociedad profundamente despolitizada. Cuando empieza la crisis nos damos cuenta de que tenemos una sociedad y unas clases populares en Marte, viviendo en la otra punta del planeta. Los ateneos han servido mucho para formar una juventud, a partir de la idea de Ribes de una candidatura y un ateneo potente que haga actividad cultural, recupere cultura popular, ponga debates sobre la mesa, junte gente, haga comunidad, cree cooperativas, … En 10 o 12 años la gente ha ido haciendo 140 casals y ateneos sin que nadie lo dijera. Esto no se decide en un despacho, es mucha gente trabajando, mucha gente creyéndose el proyecto.

¿Como candidatura como convocáis a la gente?

En Vilanova organizamos una o dos asambleas populares al año y hay unas 380 personas inscritas, que es toda la gente que ha pasado y ha querido inscribirse para continuar recibiendo los documentos de las asambleas, mientras que militantes de la CUP en Vilanova solo hay 18 inscritos. Hay mucha gente que nos sigue pero que lucha, por ejemplo, en la educación y cuando hay una asamblea popular viene. No quiere ser militante de la CUP, sino que cree que es un proyecto válido y quiere decir la suya. Nosotros les decimos que no se hagan militantes porque son muy útiles en la lucha que están haciendo. Gracias a ellos hay esperanza, no gracias a la CUP.

¿Y cómo se traslada todo esto al Parlament?

Nos fiamos bastante de la experiencia de los municipios, que es que el epicentro siempre es la calle y cuidar a la gente que lucha, que es más importante que tu supervivencia como partido. En los municipios siempre pensamos: si en las próximas elecciones nos quedamos a cero concejales, que nuestro paso por esta aventura haya dejado un tejido muy potente. No utilizar a todo el mundo para unos resultados electorales, que es lo que hicieron los partidos de izquierdas en los años 80, cargándose todo el tejido asociativo por su éxito electoral. Nuestra obsesión es lo opuesto, y esto te hace trabajar con el epicentro en la calle. Por eso hay que estar en la calle, en la institución y en la creación de alternativas. Cada vez es más importante acompañar las cooperativas de consumo, finanzas éticas, medios de comunicación alternativos, … Poner en práctica la sociedad que aspiras a conseguir, porque sino todo es una mentira.

¿Qué función juega la CUP en este nuevo ámbito?

Hay una función básica que la gente espera que cumplamos en el Parlament que es extraer información, socializarla, haciendo una lectura y extraerla pidiendo mucha. Hay un desconocimiento profundo y absoluto de lo que se está cociendo en los lugares de no-decisión democrática de este país. No-decisión porque nuestros representantes son incapaces de decidir una cosa que vaya en contra de quien está dictando las órdenes desde el otro lado. Han perdido la capacidad de oponerse ni de plantar cara ni de hacer programas alternativos, todo viene impuesto por el mercado financiero, por el estado, por la Unión Europea, que es básicamente una extensión del mercado financiero bien planificado.

¿Os habéis encontrado esta incapacidad de decidir?

Nosotros ya estamos habituados a irnos del pleno municipal. Lo hemos hecho tres veces. El Estado te dice que tienes 25 millones de euros en facturas que no puedes pagar, te las pide y las paga, pero te impone un crédito. Para este crédito, te pasa la lista de bancos con los que tienes que firmarlo, y dice que ya lo ha negociado y que será al 6%. ¿Al 6%? Pero le han dejado dinero al banco al 1%, y recibimos la lista y ahí están Bankia, la CAM, todos los ladrones. No había ni uno que se salvara. Eso significa que hemos pasado de tener facturas atrasadas por valor de 25 millones de euros a deber 25 millones y 10 millones más de intereses que van a bancos intervenidos, a los que el Estado ha dejado dinero y ahora nos obliga a pagarles. Es una refinanciación descarada de los bancos a base de cerrar servicios, pero llega al pleno la votación de la aceptación de este crédito y decimos: la Candidatura está en contra. Entonces salta el secretario y nos dice que, por la reforma de la Constitución, no podíamos votar en contra porque se nos podían pedir responsabilidades penales. La ley manda votarlo por pleno pero no podemos tomar ninguna decisión que no sea sí, porque sino el ayuntamiento es intervenido. Pues hasta aquí hemos llegado, a mi no me elige la gente para que me digan qué tengo que votar. ¡A la mierda, hombre! (…)

¿Cuáles seran vuestras prioridades en el Parlament?

(…) entendemos que las funciones que tendremos en el Parlament serán sacar información y hacer de tensor político. Nos dimos cuenta que entras en los ayuntamientos y con todas tus propuestas, toda tu exigencia de transparencia, cuestionamiento de esto y lo otro, a veces más simbólicas, a veces más importantes, de repente cambias el debate. Lo haces un poco más estridente porque lo llevas a cuestionar las bases sobre las que se han estado haciendo las cosas en los últimos 20 años por parte de todos y de repente resitúas a los demás. Obligas a las izquierdas a resituarse ideológicamente. Dicen: Si estos están diciendo cosas en las que creo pero están tan alejadas de lo que digo, es que se me ha ido bastante la castaña en estos últimos años. Esto servirá de tensor, porque es obvio que el espacio político que ha de poder transformar, empezar a ganar a los mercados. No somos nosotros, sino que será la mayoría social de este país, que tendrá que tener una práctica política y un discurso y una interfície representativa en las instituciones o donde sea que tendrá que tener un discurso consecuente con los cambios que hacen falta para poder redefinir la realidad, y esto ahora mismo no está en las izquierdas institucionales. Hay que tensionar esta izquierda y decirles que dejen de hacer un discurso placentero de “si ganáramos nosotros lo haríamos mejor”. No, porque no lo hicisteis mejor y porque las condiciones objetivas de las instituciones os harían recortar. (…) ¿Por qué le dicen a la gente que sin que se muevan del sofá les solucionarán la vida y todo volverá a ser como antes? Vamos a luchar contra la derecha pero también a pensar la izquierdas. Son dos cosas distintas. Nuestros enemigos no son la izquierda institucional de este país, pero sí que se la debe hacer pensar y hacer reflexionar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s