Un análisis sobre lo que se votó en Euskadi, mirando a EH-Bildu, con calma y lupa.

Este sábado el diario Gara dedica cuatro páginas de analizar lo que ha pasado con el voto, fijándose sobre todo en EH-Bildu, en Álava y Guipúzcoa. Merece la pena por conocer la realidad desde otro ángulo. Y es muy interesante porque desde un medio de la izquierda sobreranista no se le da importancia al voto de EH-Bildu como un voto identitario, sino por políticas concretas o por el ánimo político de la población.

No lo traemos entero el artículo. Es un extracto de menos de la mitad del original.

EPR

Las noticias estaban más allá de Bizkaia

Ion SALGADO-Imanol INTZIARTE

Bizkaia se perfilaba en muchos pronósticos como el herrialde clave en los comicios del 21-O, pero finalmente ha sido el que menos ha cambiado. El mayor movimiento de fondo, continuado, se produce en Araba con el «sorpaso» abertzale al españolismo. En menor medida, Gipuzkoa también ha sido noticia por la recuperación del PNV hasta rozar los talones a EH Bildu.

Araba algo más que un cambio generacional

Algo, o mucho, ha cambiado en Araba. Los comicios del domingo han confirmado el auge de las opciones soberanistas de izquierda que, en este caso de la mano de EH Bildu, han recabado el apoyo de 34.122 personas. Supone un incremento del 3% sobre los resultados obtenidos por Amaiur en las estatales del año 2011, donde con 32.257 votos ya había marcado un hito en la historia de un territorio que, hasta hace poco, se consideraba feudo del constitucionalismo español. ¿Qué está provocando este fenómeno? ¿Cómo EH Bildu se ha convertido en segunda fuerza del herrialde, a solo tres puntos porcentuales del PNV? (…)

Para Iñaki Ruiz de Pinedo, sociólogo y electo durante más de dos décadas en el Parlamento de Gasteiz y en el Consistorio de la capital alavesa, la respuesta a todas estas preguntas tiene mucho que ver con el cambio generacional propiciado durante las últimas décadas en el seno de la sociedad alavesa. Una sociedad, marcada por el auge del sector industrial durante la segunda mitad del siglo XX, que ve ahora crecer a los hijos e hijas de los inmigrantes que llegaron durante las décadas de los años 50 y 60.

Ruiz de Pinedo recuerda a GARA que la llegada de estos inmigrantes, precedentes en muchos casos de las zonas más empobrecidas de la Península, marcó el desarrollo de Araba en general y Gasteiz en particular. De hecho, en estos últimos 60 años el herrialde ha multiplicado su población, pasando de los 118.000 habitantes de 1950 a 319.000 en la actualidad. Una buena parte de las personas que actualmente tienen entre 60 y 70 años, en torno al 40% según Ruiz de Pinedo, son oriundos de otros puntos del Estado español y en su mayoría dan su voto a las formaciones españolas.

Sin embargo, constata que este patrón no se repite con sus hijos, que han nacido y se han criado en Araba. «La generación del baby boom piensa de otro modo. Tienen más cerca los sentimientos abertzales y se consideran vascos porque lo son, han nacido aquí», remarca. En su opinión, el auge de lo que ahora ha sido EH Bildu está directamente relacionado con el voto de los nacidos en los 70 y los 80. Un amplio grupo de jóvenes votantes, de entre 18 y 35 años, que «buscan una solución de izquierdas y soberanista para poder salir de la crisis económica» en la que se ven muy afectados. (…)

Movimientos sociales

El cambio generacional advertido por el sociólogo gasteiztarra no convence del todo a César Manzanos. Comparte ciertos aspectos de la teoría de Ruiz de Pinedo, pero no cree que el voto joven se mueva por un sentimiento identitario. «Estoy de acuerdo con el cambio generacional, pero creo que la juventud vota de manera instrumental», añade el profesor universitario.

Para Manzanos, las personas jóvenes no solo votan «a favor de, sino en contra de aquello que ven que no funciona. Muchos se dicen `no quiero que el gobierne el PP’ y por eso dan su voto a formaciones opuestas. A esto hay que sumar que el 15-M tuvo cierta importancia en Araba, sin duda más que en Bizkaia y en Gipuzkoa. Parece que entre los jóvenes se ha creado cierta cultura basada en decir: `Estos no me representan, no son los que quiero legitimar, y prefiero votar a opciones que me den otra perspectiva’». (…)

Asimismo, el sociólogo, conocido por un participación muy activa en el tejido asociativo de Gasteiz, sitúa el auge del voto abertzale de izquierdas como fruto de las protestas sociales acaecidas durante los últimos años. Sostiene que las movilizaciones laborales, como la de Laminaciones Arregui, y las protestas medioambientales vinculadas a la central nuclear de Garoña o al uso del fracking han suscitado la simpatía de la población hacia la coalición soberanista, que se ha posicionado de una forma clara. (…)

El desgaste de gobernar contra tres en Gipuzkoa
(…) [El] frente anti-Bildu funciona desde el minuto uno tras las municipales y forales de mayo de 2011. Cualquiera que haga un mínimo seguimiento de la actualidad política en el territorio es consciente de ello. PSE y PP marcan férreamente, mueven el árbol y piden mociones de censura, mientras el PNV se niega a secundarlas y recoge las nueces de una «oposición responsable».Labor de zapa y sin impulsos externos

El alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre, hablaba de lo complicado que resulta gobernar con minoría en época de crisis económica. El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, citó como posibles factores «la campaña en contra de algunos de los medios más poderosos, el desgaste de gobernar, algunos temas polémicos y la abstención».

Este último argumento sería cuando menos discutible. La abstención en Gipuzkoa ascendió el domingo pasado hasta el 34,59%. Mayor que en las generales de noviembre (32,31%) pero menor que en las forales de mayo (37,32%). Por porcentajes de voto emitido, en mayo de 2011 la suma de Bildu y Aralar alcanzó el 39,19%, Amaiur se quedó seis meses después en el 34,81% y EH Bildu ha sumado ahora el 31,57%. Ahí se observa con claridad la bajada.

Es importante tener en cuenta las diferentes circunstancias de las tres citas electorales. En el caso de Bildu, hasta ya iniciada la campaña no se supo si podría participar, con la amenaza de la ilegalización pendiente de un hilo. Las elecciones estatales tuvieron lugar pocas semanas después de la conferencia de Aiete y del anuncio de ETA del final de la lucha armada. En este caso, por contra, no ha habido «factores externos» que hayan ofrecido un impulso extra.

Lo que sí parece evidente es el desgaste que ha ocasionado asumir tareas de gobierno. La labor continua de zapa de la troika formada por PNV, PSE y PP, por un lado, y la imagen de escasa cintura que en muchas ocasiones se ofrece de Bildu, por otro, hacen casi imposibles los acuerdos, y la coalición queda una y otra vez en minoría.

Los mayoría de los medios, cercanos a la oposición, colaboran sin reparos en exaltar los posibles errores y minimizar los posibles aciertos. La bajada porcentual ha sido generalizada, por lo que no cabe atribuirla a factores particulares de unos municipios determinados. Y desde las filas de la coalición no se sabe o no se puede atajar esa sangría. De cada grano de arena se hace una montaña, mientras que escándalos como por ejemplo la enorme deuda dejada en Bidegi no han penalizado a los jeltzales. Como reconocía este miércoles el concejal donostiarra Denis Itxaso (PSE) en un alarde de sinceridad, «hace algunos meses que los plenos ordinarios se han convertido en plenos extraordinarios sobre el estado de la ciudad».

Los cubos de la discordia

No obstante, en esa lista de «temas polémicos» de la que hablaba Garitano hay uno que brilla con luz propia: la gestión de las basuras. O más en concreto, el debate sobre el sistema de recogida. Bildu aboga por el puerta a puerta (PaP), implantado en Usurbil, Hernani, Oiartzun y Antzuola -donde la coalición mantiene su liderazgo- y durante los primeros meses de 2013 está prevista su puesta en marcha en otra treintena de ayuntamientos. Circula un análisis que constata que la pérdida ha sido más acentuada en esas localidades.

A pesar de ser, de largo, el sistema que mejores tasas de reciclaje garantiza, el PaP ha despertado un importante rechazo social. Recientemente se presentó en sociedad una coordinadora, formada por asociaciones de veinte municipios, que asegura haber recogido 70.000 firmas contra este sistema (…). La incomodidad de los horarios, la fealdad estética de los postes con los cubos, la pérdida de intimidad y la supuesta suciedad son los argumentos de sus detractores.

La coordinadora acusa a los alcaldes de «no escuchar la palabra del pueblo», lo que supone un torpedo a la línea de flotación discursiva de Bildu. Las formaciones de la oposición, que hacen oídos sordos a demandas similares en torno a cuestiones relevantes como por ejemplo la incineradora o el Tren de Alta Velocidad, se han subido sin complejos a ese carro. (…)

Paradójicamente, estos resultados pueden tener un efecto positivo para unas siglas que, conviene no olvidarlo, han sido las más votadas en el herrialde. En principio, garantizan que tanto el diputado general, Martin Garitano, como los alcaldes que gobiernan en minoría no serán descabalgados por mociones de censura, tal y como llevan proponiendo desde el minuto cero PP y PSE. Si al PNV le ha ido bien hasta ahora, parece difícil que cambie de estrategia.

Por otro lado, se abre ahora un largo periodo sin elecciones en el que la coalición en general tiene tiempo para asentarse y la izquierda abertzale en particular organizar su propio partido… No hay más que darse un garbeo por foros de internet, por ejemplo en naiz.info, para darse cuenta de que existen discrepancias. «Los datos de Gipuzkoa exigen una reflexión y estoy convencido de que esta se va a llevar cabo, con tranqulidad y perspectiva, y si fuera necesaria con la autocrítica que ha de ser sin lugar a dudas uno de nuestros valores sobre los que seguir creciendo», señalaba en su blog el portavoz independentista Joseba Permach.

Avance en grandes núcleos de población vizcainos

El PNV ha mantenido con comodidad su hegemonía en Bizkaia, con Bilbo como exponente destacado, y más aún tras el desplome de PP y sobre todo PSE. En el caso de EH Bildu, la letra pequeña del recuento deja noticias interesantes sobre todo en grandes poblaciones en la que obtiene un avance sustancial. (…)

Ver artículo original y completo: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20121027/369419/es/Las-noticias-estaban-mas-alla-Bizkaia–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s