Fútbol es fútbol. La verguenza de todos

Ahora mismo en Argentina están jugando la Copa América y su equipo parece que no le va hacer ningún favor “electoral” a la candidata Cristina Fernández. Con que Messi despierte tendrán suficiente.

Estes post viene de la lectura de un libro que vino de las impresionantes, surtidas y baratas (al cambio) libreriarías de Buenos Aires.

He encontrado una reseña del libro que me evita esfuerzo y con la que coincido totalmente. Está sacada de la edición del Cono Sur de Le Monde Diplomatique. Está firmada por Arnol Kremer.

La vergüenza de todos logra casi un imposible: elevar el frívolo ambiente del fútbol a la reflexión seria sobre la conducta colectiva de los argentinos durante el Mundial de 1978. “Los periodistas argentinos –dice Llonto– se pusieron la camiseta del nacionalismo y adhirieron a la condena bíblica que los militares pergeñaron: ‘o se está con nosotros o se está contra nosotros’”. Además, el recuerdo de Dante Panzeri, único periodista deportivo que se opuso al Mundial frente al triste papel del comunista César Menotti, confirma que no hay izquierda por carnet o por verbo, sino por actos. Llonto muestra cómo esto no sólo ocurrió en el ámbito del fútbol: conspicuos intelectuales y gente “bien pensante”, radicales, peronistas, religiosos, educadores, prensa, empresarios, sindicalistas y sectores de la izquierda, confundieron gol con patria, partido ganado con esfuerzo de la gente, Copa alzada con imagen nacional y una población ebria de chauvinismo que se ajustaba la venda de la negación del terrorismo de Estado. El libro dedica un buen espacio a la ambigua postura de Montoneros, incluso de muchos presos políticos y exiliados, frente a la propuesta de boicot impulsada desde Francia, Suecia y Holanda, países que para la dictadura argentina eran entonces lo que los estadounidenses hoy llaman “eje del mal”.
Este es un relato llano y valiente, sin golpes bajos, sin sensacionalismos, sin un gran escándalo revelado, porque lo que pasó durante el Mundial del ’78 supera cualquier palabra: muerte, tortura, desaparición, doping, millonarios sobornos, corrupción, derroches, obsecuencia, miedo. Una gigantesca vergüenza.

A estas alturas no vamos a hablar sobre mezclar fútbol y política. Sería como discutir sobre las salidas y puestas del sol. Pero la mezcla de fútbol y economía, en medio de la borrachera nacionalista y boba de hace justo un año produjo cosas como afirmar que aquel triunfo iba a hacernos repuntar económicamente.  Hasta a páginas “repestables” se les pasó por la cabeza.

Ah, por cierto Gallardón ha vuelto ha anunciar más deuda para jugar a ser olímpicos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s