Cantos de desarraigo

Una de las consecuencias más terribles del conflicto interno que sufre Colombia es el desplazamiento forzado, que  sufren unos 4 millones de personas. Se desplazan por la guerra, pero principalmente por la acción de paramilitares a sueldo de grandes terratenientes o narcos que despojan de la tierra a los campesinos. Se roban la tierra para desarrollar la agricultura intensiva de exportación o proyectos extractivos o de grandes infraestructuras.

Miles de familias se ven obligadas a abandonar en horas su tierra, su casa, sus animales. Vagan a otro pueblo, a las grandes ciudades a vivir una vida que no entienden y donde son arrinconados en el último estrato social. Y nada les garantiza que no tengan que volver a desplazarse.

“La música colombiana es testimonio de un largo proceso de mestizaje y de la rica variedad geográfica de Colombia. Esta diversidad requiere ser visibilizada, valorada y fomentada para que pueda transformarse y mantener su capacidad de expresar e identificar a las generaciones del presente y del futuro. La consecuente marginalidad de estos grupos de desplazados genera un fuerte sentimiento de desarraigo. La música y el baile pueden aportar en el proceso de readaptación. Bailar, tocar, cantar para luchar contra la violencia, para no olvidar sus raíces, para construirse, para realizarse”

Este el texto que aparece en la contraportada de este disco-libro publicado por la Fundación Contaminame

Conozco el conflicto colombiano de cerca, y el palestino algo menos. De ambos lo que más impacta estando en esos lugares no es tanto lo que los medios de comunicación nos condicionan a sentir cada vez que hay una gran acción armada si no el impacto de la violencia organizada, estructural y cotidiana sobre la vida de la gente, de la inmensa mayoria de la gente.

Y también te muestra que las víctimas que los enseñan los medios son algunas de las que sufren el conflicto, pero en el caso colombiano las masas de víctimas son los/as desplazados/as. Víctimas por generaciones. Se quedaron sin nada y encima se convierten en sospechosos/as.

El disco está muy bien porque vienen textos que contextualizan la música y la cultura musical colombiana, lo que significa el conflicto colombiano, la región de la costa atlántica y el desplazamiento.

En la página del disco se pueden oir las canciones y leerse los textos. Pero lo mejor es comprar el disco en la propia página de la Fundación Contamíname.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s