Nube de cenizas y espinas de rosas

En todas las crisis, sobre todo económicas o financieras, suele salir un tipo experto en números, bien peinado y bien trajeado que dice que dicha crisis también ha de entenderse como una oportunidad. Lo dice con la tinta aún fresca de su firma en la ejecución de algún ERE o de cualquier artículo en los suplementos color salmón de los periódicos en favor del despdido gratuito, porque libre ya es.

Estoy esperando que aparezca alguno de estos para decir lo mismo respecto a la alteración del transporte aéreo europeo por la nube de cenizas volcánicas islandesas.

Bueno, pues lo digo yo: “La nube de cenizas nos da la oportunidad de pensar un futuro sin tantos vuelos de avión”. Ya.

Vamos a ser la primera generación con vuelos low-cost …y la última. Y tendremos que ir pensando una movilidad a larga distancia muy diferente. Incluyendo reducir los desplazamientos. ¿Es siempre necesario ir siempre tan lejos y tan rápido?

Entre las ideas mejores a raiz de “la catastrofe” de la nube volcánica ha sido la de hacer un encuentro de ministros europeos por video-conferencia. Eso que nos hemos ahorrado en billetes de avión en primerísima clase, hoteles de mil estrellas, banquetes y cenas poco modestas y las consiguientes emisiones contaminantes.

¿No habíamos llegado a la sociedad del conocimiento y la información con toda la producción desmaterializada? Pero los viajes siguen creciendo a pesar de los cada vez más potentes medios de comunicación e interacción. Alguien también lo contaba estos días: muchos de esos viajes se mantienen como formas de ostentación y muestra de poder. y sobre todo porque muchos de los que viajan en avión o AVE diariamente no son ellos los que pagan el billete.

De paso, estos dias nos habremos ahorrado unas cuantas toneladas de CO²  del queroseno de los aviones, ¡Ah no, si estas no se cuentan ni hace falta reducirlas a pesar de ser el medio de transporte más contaminante, se me había olvidado! …es que me falta la corbata para ser experto de verdad.

Los medios se han centrado en los casos de los/as viajeros/as que siempre son más emotivos. Pero hay un absoluto silencio sobre lo que está pasando con el transporte de mercancias. Porque hay mercancias que se transportan por avión por su alto valor. Y no so sólo microchips o el correo postal y lamensajería. También están las flores.  De hecho la inmensa mayoria de flores consumidas en España son de importación vía avión.

Hablando de flores y de nubes de ceniza… Un día tan bucólico como el Día del Libro, el próximo viernes 23,  tiene un impacto ecológico tremendo.

Datos sólo para Barcelona: el viernes se venderán/regalarán 6 millones de rosas. 1 catalán/a=1 rosa, buen lema. El 83% de las flores que llegan a Mercabarna son de importación vía avión venidas de Holanda, y cada vez más de Colombia (aunque el mercado holandés, el mayor del mundo de flores, compra flores colombianas y las vende como holandesas) y si se le añade otro 2% de flores de Canarias, en total es el 85%

Las rosas tienen muchas espinas. Más de las que se ven. Hay un informe muy detallado e interesante, El libro de las flores, de la ong Solidaridad Internacional (sí, sociatas; ya lo sé) sobre la producción de flores en la sabana bogotana, en Colombia. Producción insostenible que afecta al medio ambiente, mano de obra femenina, jornadas de trabajo cambiantes e irregulares, prohibición de sindicatos, convivencia con agrotóxicos, rotación laboral intensa…) a lo que hay que añadirle el transporte por avión.

Demasiadas espinas.

Anuncios

Un pensamiento en “Nube de cenizas y espinas de rosas

  1. ¡Qué se nos olvida otro continente! AFRICA… Kenia… Naivasha…
    Naivasha es un lago que se encuentra cerquita de Nairobi. Lugar casi paradisiaco: un viaje en barquito al atardecer viendo decenas de hipos o un paseo por la “isla interior” entre jirafas y gacelas (donde se rodó parte de Memorias de África, por cierto) es una experiencia casi religiosa.
    Pero alrededor de Naivasha más de 50 invernaderos están haciendo que el nivel del lago Naivasha se reduzca de manera alarmante y la contaminación por plaguicidas ha alterado todo equilibro del ecosistema lacustre. Miles y miles de trabajadores en condiciones más que precarias y sin derecho a sindicación, hacen las delicias de los compradores europeos en días como el 23 de abril o el 14 de febrero.
    No sé como estará ahora, pero en el 2007 Naivasah era la primera fuente europea de flores.
    En 2002, la Comisión de Derechos Humanos de Kenia condenó las “explosivas condiciones laborales de los trabajadores” en la industria de las flores en Kenia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s