Cuando imitábamos a Larry Bird


En el úlitmo mes han caido en mis manos varios DVD de partidos de baloncesto de los años ochenta de la ACB y la NBA. Un par de Madrid-Barça que daban con una revista, y un pack con la historia de los Lakers.

Vas, pones el DVD en marcha y te vuelven o aparecen sensaciones dificiles de identificar y de contar.
Para empezar, hablamos de cosas de hace veinte años o más (Buuuuf! Joder que mayores!).
Y la verdad es que aunque no recordaba nada de esos partidos, seguro que yo los he visto antes con toda la ilusión y emoción intacta. Sobre todo los que eran de la NBA,
que había que transnochar porque con el cambio horario los partidos empezaban a las 2 o 3 de la mañana, y verlo sin hacer ruido, casi clandestinamente. Y los partidos de la ACB también los seguían con emoción, aunque no soy de ninguno de los dos equipos.
Ver estos partidos es como oir los discos de mi adolescencia, que no son solo música, también van asociados a muchos recuerdos. Vuelven los recuerdos de cómo aquello que salía en la tele haciendo Larry Bird lo intentábamos hacer hasta que por suerte, y no por talento, nos salía. Y vuelven los amigos de la adolescencia. Gente maja y divertida, de muchos de los cuales nunca supe más. Recuerdos de tardes infinitas hasta que se iba la luz botando, corriendo y tirando. Y terminar roto, pero con ganas de volver a la tarde siguiente. ¡Y eso que yo no era nada bueno! Pero son de esas cosas que vives a tope, por superarte, por el buen rollo con los compañeros, porque estas a gusto sin más explicaciones. De ahí viene la conexión mística-sentimental con el baloncesto que me hace seguirlo como espectáculo y de vez en cuando, muy de vez en cuando, coger un balón y volver a las canchas del barrio, a ver si veo a alguno de aquellos, que ahora ya son padres, vendedores de seguros, informáticos o precarios de un trabajo malo a otro igual, pero que durante muchas horas intercambiamos pases, codazos, empujones, carreras para ser un poco Magic Jhonson o Julius Erving.

Cuestión ineludible después de ver los DVD: ¿es mejor el baloncesto de ahora que el de entonces? Pues no. Hay jugadores imposibles de repetir como Bird, Magic Jhonson, Solozabal o Epi. Pero ahora hay gente también increible como Lebron James, Kobe Bryant, Ricky Rubio, Rudy Fernández o Calderón. Tal vez antes había más pasión. Ahora parece todo bastante más descafeinado. ¿O seré yo?

Para nostálgicos/as: un poutpurri de jugadas de Larry Bird http://www.youtube.com/watch?v=ULvo7__wwBU

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando imitábamos a Larry Bird

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s